DESCARGA DE RESPONSABILIDAD: Todo el contenido expuesto en este libro, es únicamente informativo y educativo, no sustituye el criterio de su médico o cualquier profesional de la salud. De hecho, recomendamos consultar con un profesional de la salud antes de comenzar cualquier método de pérdida de peso. Cualquier tratamiento de pérdida de peso lleva tiempo y esfuerzo hasta conseguir el resultado deseado.

  • La disbiosis causada por SIBO deriva en tremendas complicaciones para la salud, de hecho, es responsable de muchas afecciones gastrointestinales y enfermedades Autoinmunes.

Libro de Sibo

INTRODUCCIÓN: El cuerpo humano tiene más bacterias que células, por tanto, el microbioma forma parte de nosotros y debemos cuidarlo para mantenerlo en equilibrio.

El contenido de este libro muestra de manera muy sencilla las consecuencias que conlleva el tener una flora alterada. Desde Dietaryplus queremos informar que SIBO, aunque no duela, existe; y no solo es una enfermedad, sino que es la llave que abre la puerta grande a todas las enfermedades autoinmunes.

Por ello, es fundamental llevar una nutrición adecuada promoviendo así el crecimiento de las bacterias «buenas» y evitando el de las «malas«.

Estaremos contentos de que, tras esta lectura, seáis más conscientes de la importancia que tiene de mantener buenos hábitos alimenticios y adquiráis herramientas para mantener o mejorar vuestra salud.

Fátima Pérez, Experta en Nutrición y Dietética.
Diplomada por la Universidad de Huesca

 

 

¿Qué es SIBO?

Como su propio nombre indica SIBO es un problema de excesivo crecimiento bacteriano en el tracto gastrointestinal. No es solo un problema de especies (bacterias insalubres) sino también de ubicación. Los microorganismos que deberían situarse principalmente en el colon, ascienden por el tracto intestinal hasta llegar al duodeno e incluso el estómago, el cual debería ser casi estéril.

▪ Epidemiología

Digamos que es una enfermedad “silenciosa”, la mayoría de las personas que la padecen lo desconocen. Tal es la cifra que un 20% de las personas sin síntomas lo padecen, entre 50-75% de las personas con síndrome del intestino irritable (SII), y un alto porcentaje con fibromialgia.

Es tan común y se solapa tanto con los síntomas del síndrome del intestino irritable, IBS, que algunos de los expertos en SIBO e IBS están proponiendo que ya ni siquiera llamemos IBS a IBS, sino SIBO.

Un estudio reciente, mostró que de las personas que tienen IBS, el 84% tenían SIBO. Por ello es importante saber reconocerlo y fundamental saber manejarlo para tener un tratamiento exitoso.

Cuando se trata, las personas comienzan a verse y sentirse mejor e incluso logran deshacerse de medicamentos y otros problemas de salud.

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

¿Por qué se produce SIBO?

¿Cuál es la razón por la que alguien genera un desarrollo excesivo de bacterias en el intestino delgado? ¿Qué situaciones provocan la ascensión de microorganismos desde donde deberían estar viviendo (en el colon) hasta el estómago?

Pensándolo bien, es una larga distancia, ¿verdad?

▪ Alimentación

El consumo habitual de granos (trigo, centeno, maíz, cebada, avena, arroz), los cuales contienen amilopectina A, es un factor predisponente ya que se metabolizan en glucosa o lo que es lo mismo, azúcar.

Las “bacterias malas” del tracto gastrointestinal tienen una enorme preferencia por el azúcar, es su “alimento”.

Por esta misma razón son capaces de desplazarse y ascender por el tracto digestivo para obtenerla, en otras palabras, a los microbios les gusta el azúcar y subirán por el tracto digestivo para obtener ese alimento. Estos también tienen preferencia por el alcohol, por lo que las personas que beben demasiado o con mucha frecuencia harán que los microorganismos se reproduzcan y desubiquen.

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

▪ Medicamentos

Otra causa predisponente es el consumo de medicamentos bloqueadores de ácido estomacal (llamados IBP: Inhibidores de la bomba de protones) ya que alteran el pH estomacal.

Por tanto, las bacterias “malas” que en un principio deberían desactivarse en el estómago por el efecto del ácido clorhídrico, no lo hacen, y acaban introduciéndose en el intestino vivas, donde son capaces de proliferar.

▪ Antibióticos

Muchos de los alimentos que consumimos hoy en día contienen trazas de antibióticos y contribuyen al deterioro de la flora intestinal sana.

▪ Emulsionantes sintéticos

Los emulsionantes juegan un papel importante, la mayoría de estos agentes perjudiciales, son compuestos agregados a alimentos como a la mantequilla de maní, leche de almendras, leche de coco y muchos otros productos para que se mezclen mejor.

Podemos encontrar dos tipos de emulsionantes, naturales y sintéticos.

No debemos preocuparnos por los primeros, un ejemplo sería la lecitina en las yemas de huevo. Sin embargo, los segundos son un problema ya que pueden alterar nuestra flora intestinal y ser uno de los factores que fomentan el bloqueo de ácido gástrico.

En las etiquetas de los alimentos suelen aparecer nombrados como carragenina, polisorbato 80 y metilcelulosa (la cual es sintética y muy potente).

Es una cuestión de dosis y potencia.

▪ Otros factores

También es causado por factores que reducen la motilidad intestinal, como la diabetes y los opiáceos, e hipotiroidismo sin corregir.

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

¿Qué problemas de salud se asocian con SIBO?

La disbiosis causada por SIBO deriva en tremendas complicaciones para la salud, de hecho, es responsable de muchas afecciones gastrointestinales como diarrea, a veces estreñimiento, menos comúnmente molestia abdominal, una mala absorción de alimentos e incluso déficit de nutrientes como folatos y vitamina B12.

No es solo una cuestión de síntomas como la diarrea de IBS, sino que también conducen a una permeabilidad intestinal anormal, la responsable de enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, el lupus, la psoriasis y la fibromialgia.

Un intestino permeable también puede aumentar los riesgos de enfermedad diverticular (diverticulitis) y aumento del riesgo de cáncer de colon a largo plazo e incrementa el riesgo de otras enfermedades, incluso demencia.

Entre las enfermedades relacionadas con SIBO se encuentran:

  • Fibromialgia: en un estudio, un alto porcentaje de las personas con fibromialgia tenían SIBO.
  • Hígado graso (esteatohepatitis no alcohólica)
  • Trombosis venosa profunda
  • Enfermedad celíaca, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa.
  • Diabetes tipo 2
  • Hipotiroidismo

SIBO, además de aumentar el riesgo de padecer cáncer colorrectal también puede favorecer una colonización estomacal por H.pylori, lo que aumenta el riesgo de hipoglucemia o aclorhidria (falta de ácido estomacal) y trastornos estomacales.

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

Esto se traduce en un agravamiento, es como un círculo vicioso. SIBO retroalimenta a SIBO.

Existen casos de SIBO muy agudos en los que hay que insistir durante más tiempo con el tratamiento, incluso después de 6 semanas tratando pueden seguir persistiendo síntomas como:

  • Hinchazón anormal y gases, especialmente al consumir alimentos que contienen fibra prebiótica.
  • Diarrea (ocasionalmente estreñimiento).
  • Sensibilidad al café provocando diarrea.
  • Malabsorción, es decir, incapacidad para digerir algunos componentes de la dieta, principalmente grasa y azúcar. (Pueden apreciarse gotitas de grasa en las heces). Erupciones cutáneas inexplicables
  • Sensibilidades e intolerancias a los productos lácteos, nueces, café, té y otros alimentos.
  • Cambios de humor: ansiedad, depresión Trastornos del sueño, especialmente insomnio o incapacidad para descansar durante el sueño.

En definitiva, el SIBO trae malas consecuencias para nuestra salud gastrointestinal, salud de la piel, incluso salud emocional y mental. Si no se corrige, se incrementa el riesgo del desarrollo de cáncer de colon, enfermedad diverticular, afecciones autoinmunes.

Identificarlo y corregirlo es crucial para la salud a largo plazo.

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

Entonces, es muy importante reconocer si alguien tiene esta enfermedad para poder tratarla cuanto antes. El beneficio del tratamiento no solo será gastrointestinal, como el alivio de la diarrea y las molestias abdominales, sino que también puede ayudar a otras enfermedades como la fibromialgia.

A veces los resultados son espectaculares, personas con 12- 20 años de fibromialgia consiguen deshacerse de los síntomas en tan solo unas semanas de tratamiento.

Es algo muy emocionante, pero no es tan sencillo con todos.

Diagnóstico

Antes de conocer las formas más comunes, que se deben realizar con tu médico hay una forma que tú mismo puedes realizar desde tu casa. Evidentemente no tiene la precisión de las otras pruebas, pero sirve para ponerte en alerta de que puedes tener SIBO.

1# Prueba de fibra prebiótica para el sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado Las fibras prebióticas no distinguen las especies vivas en la flora que son sanas, sin embargo, tienes que tener las especies sanas, para que crezcan y proliferen, pero si tienes bacterias malas y sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado, a través de esas fibras prebióticas que ingieres van a alimentar igualmente a las “bacterias malas”.

Si prevalecen las bacterias malas, lo que sucede es que aparecerán síntomas, como, gases (exceso de gases), hinchazón, diarrea y dolor abdominal.

Si tienes esos síntomas dentro de la primera hora, es un signo revelador de que tienes sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO).

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

Piensa en el recorrido que debe atravesar la fibra prebiótica hasta llegar al colon. Debe atravesar, el esófago, el estómago, el duodeno, los 6 metros del yeyuno e íleon, y finalmente llegar al colon. Eso se realiza en horas, quizá 8,10 o más.

Si tienes una reacción dentro de los primeros 20 o 30 minutos significa que las bacterias malas están mucho más arriba que el colon. Los microorganismos no pueden llegar en una hora a la parte alta del sistema digestivo. Esa es una señal muy poderosa, y quiere decir que puedes tener sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado.

Faltaría determinar el grado, pero te pondría en alerta para tomar medidas.

2# Prueba de hidrógeno. Una prueba de hidrógeno a través del aliento es el método preferido para diagnosticar SIBO, siendo el más práctico y no invasivo. Aunque un poco engorroso, ya que requiere una preparación dietética especial de 24 horas seguidas y de un ayuno de 12 horas.

Consiste en ingerir un tipo de azúcar como la lactulosa (metabolizada por el intestino que libera hidrógeno gas o metano, pero no por digestión humana) o glucosa, y seguidamente respirar varias veces.

Según la concentración de hidrógeno o metano en la muestra de aliento se detecta la existencia de un crecimiento bacteriano anómalo.

A pesar de un diagnóstico negativo sería conveniente iniciar tratamiento si se dan:

  1. Síntomas abdominales como molestias, hinchazón y gases.
  2. Respuesta anormal a la fibra prebiótica.
  3. Diarrea, malabsorción de grasa, intolerancias alimentarias y sarpullidos.

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

3# Endoscopia. Los médicos digestivos prefieren realizar una endoscopia para extraer material del yeyuno superior e identificar cantidades excesivas de microorganismos en un lugar que debería ser casi estéril. En ocasiones ocurre que las bacterias han ascendido buena parte del tracto gastrointestinal, pero sin llegar a alcanzar el tramo de donde se extrae la muestra, por tanto, es indetectable a partir de este método dando lugar a un «falso negativo«.

La prueba de hidrógeno en el aliento, por lo tanto, es más práctica y efectiva en muchos casos.

Tratamiento dietético

Para prevenir, y ayudar a revertir la disbiosis que se ha generado en el tracto gastrointestinal, existen diferentes enfoques:

▪ Dieta

Llevar la alimentación adecuada es el mejor aliado para disminuir SIBO.

El objetivo principal consiste en “jugar con el alimento” de las bacterias malas que se encuentran en la flora intestinal para evitar que estas proliferen.

En otras palabras, jugar con el aporte de fibra prebiótica.

Si eliminamos el alimento de las bacterias malas, estas “mueren de hambre”, puede ocurrir también que entren en estado de esporulación, hibernación inactiva y con el tiempo se reactiven.

Esta es la razón por la que no siempre el resultado es favorable. Cuando hablamos de fibra prebiótica, estamos hablando de fibra soluble, no dirigible por la flora intestinal, la cual da lugar a más flora y varios subproductos principalmente ácidos grasos de cadena corta.

Carbohidratos totales = Fibra soluble (prebiótica) + Fibra insoluble (se convierte en glucosa proporcionando energía ej: amilopectina).

Hay que tener en cuenta que, según el momento del tratamiento, el aporte de hidrato de carbono puede ser demasiado bajo, entonces también se restringen las calorías de ingesta diaria.

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

Por ello hay que estar muy pendiente de mantener el peso y controlar que no haya una bajada excesiva preservando así la salud. Esto implica la sustitución de una fuente de energía por otra, aquí es donde entran las grasas con un papel energético, nutritivo y regulador.

EJEMPLO DE MENÚ

Ideas de desayuno:

  • Leche de coco (lata) con frutos rojos.
  • Nata montada casera con fresas.
  • Yogur griego con frutos secos.

Ideas meriendas y almuerzos:

  • Nueces de macadamia.
  • Plátano verde.
  • Endivias con guacamole.
  • Aguacate.
  • Yogur griego con semillas de lino.

Ideas platos:

  • Pencas de acelga rellenas de queso.
  • Cardo con ajo picado y almendras.
  • Puré de zanahoria cebolla y leche de coco.
  • Espinacas salteadas con gambas.
  • Tortilla de setas con ajo.
  • Muslos de pollo al horno con mayonesa.
  • Rollitos de espárragos trigueros y bacon al horno.
  • Solomillo de pavo a la plancha con guacamole.

Un estilo de alimentación similar es la dieta FODMAP. Sus siglas hacen referencia a carbohidratos fermentables de cadena corta los cuales hay que evitar ya que pueden derivar problemas gastrointestinales en personas susceptibles como son personas con enfermedad de Crohn, Síndrome de intestino irritable, colitis ulcerosa etc…

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

Probióticos exclusivos.

No existe una evidencia científica de que sea efectivo, pero tras la observación, algunas personas si responden a un tratamiento a través de probióticos únicamente.

Combinación probióticos y fibra prebiótica.

Una combinación de probióticos y fibra prebiótica es precisa cuando se dan síntomas tales como gases, hinchazón, molestias abdominales o depresión de manera excesiva.

El método consiste en tomar probióticos de manera continuada, pero tras 4 días de haber estado con ese tratamiento introducimos fibra prebiótica para ver cómo reacciona el organismo.

Si se vuelven a dar síntomas durante las primeras horas, continuaremos repoblando la flora solo con probióticos durante 4 semanas hasta volver a intentarlo de nuevo utilizando el mismo procedimiento.

Otros tratamientos

Cuando la alimentación no ha provocado mejoras, existe otro tratamiento.

Es muy utilizado por médicos digestivos ya que verdaderamente es su campo, sin embargo, no es tan efectivo como podemos llegar a pensar.

▪ Antibióticos recetados

Rifaximin es el antibiótico de elección en la mayoría de los casos, ya que es el más efectivo que hoy en día existe actuando contra la mayoría de las especies de microorganismos en el tracto intestinal sin ingresar en el resto del cuerpo.

Una desventaja es q solo el 50% de las personas que lo toman obtienen resultados y el tratamiento es prolongado variando entre 7 y 30 semanas.

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

Hay un estudio que demuestra que, agregando 5 gramos de fibra prebiótica, el éxito puede mejorar en un 87%.

La presunta explicación a esto es que al agregar fibra prebiótica se evita que los microorganismos no saludables entren en modo de esporulación, por tanto, se mantienen activos y susceptibles a los antibióticos.

Desventaja: Es costoso (1000 €/ 4 semanas) y solo el 50%de las personas que toman obtienen resultados con un tratamiento entre 7 y 30 semanas.

Además, hay un riesgo del 3% de infección por Clostridium difficile produciendo enterocolitis, lo que significa que el antibiótico tras eliminar gran parte de la flora intestinal (sana e insoluble) deja en el intestino un hábitat que favorece la proliferación de esta especie.

Ciproflosacin y Neomycin son otra opción de antibióticos que se han utilizado, pero con bajo porcentaje de éxito.

Así que los antibióticos son una opción, pero no la mejor, si se utilizan sería bueno combinarlos con fibra prebiótica para potenciar su efecto.

▪ Antimicrobianos a base de hierbas.

Un estudio ha demostrado que la mezcla de hierbas antimicrobianas FC Cidal + Dysbiocide (Biotics Research Laboratories) o bien Candibactin-AR + Candibactin-BR (Metagénicos) son entre el 34%-46% más eficaz que Rifaximin.

Al igual que con el último citado, los antibióticos a base de hierbas pueden combinarse con fibra prebiótica para potenciar el efecto.

Como has podido ver, tratar el SIBO no es fácil, pero si tienes algunos de sus síntomas, debes ponerte en manos de un profesional cuanto antes, ya que alargarlo en el tiempo va a causar que los síntomas se agraven causando enfermedades de mayor seriedad.

 

  • Modifica tus hábitos alimenticios para evitar deficiencias y enfermedad. Además de bajar de peso.

Si esto te interesa, aquí tienes el link. https://dietaryplus.com

 

 

Referencias

REFERENCIAS del contenido
https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/199251
https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1300/J094v09n03_10
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15020342
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=21281494
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17934822/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1553854
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/6428187
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27501017
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28191721
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18422970
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=14653830[uid]
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24456736
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29761252
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29761252
https://ep70.eventpilot.us/web/page.php?page=IntHtml&project=DDW18&id=2915614
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=18286348
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=6740211
Kalliomaki M., Collado MC, Salminen S., et al. The firstdifferences in the composition of fecal microbiota in
children can predict overweight Am J Clin Nutr Marzo 2008 vol. 87 no. 3 534-538
Vael C, Verhulst SL, Nelen V, y col. Intestinal microfloraand body mass index during the first three years of life: anobservational study. Gut Pathog.2011
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4270213/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3554020/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26474235
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23084636
https://pmj.bmj.com/content/80/947/516
https://pmj.bmj.com/content/80/947/516
https://biologydirect.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13062-015-0092-3