DESCARGA DE RESPONSABILIDAD: Todo el contenido expuesto en este libro, es únicamente informativo y educativo, no sustituye el criterio de su médico o cualquier profesional de la salud. De hecho, recomendamos consultar con un profesional de la salud antes de comenzar cualquier método de pérdida de peso. Cualquier tratamiento de pérdida de peso lleva tiempo y esfuerzo hasta conseguir el resultado deseado.
  • La Diabetes tipo 2, una crisis de Salud.
Libro Diabetes tipo 2

INTRODUCCION.

La cifra mundial de casos de diabetes tipo 2 ya se ha duplicado desde 1980. La OMS asegura que probablemente el número de casos en el mundo se duplicará en los próximos 20 años (lo que equivale a mil millones de personas afectadas).

En Dietaryplus llevamos un tiempo adoptando un enfoque nutricional basado en la mejora de la calidad de vida a través de la alimentación.

La Diabetes tipo 2 es una enfermedad metabólica con un rápido crecimiento, principalmente causada por malos hábitos alimenticios.

Si padeces esta enfermedad, muchos de los alimentos que consumes puede que no sean los más adecuados, a pesar de que en los medios pregonen que son saludables.

Los azúcares consumidos o alimentos que al metabolizarse producen el mismo efecto perjudicial con altos niveles de glucosa en sangre, como algunos hidratos de carbono, son alimentos que hay que restringir considerablemente en tu alimentación diaria.

Hay un dato importante que no se muestra, y son los niveles de personas que padecen pre diabetes y que todavía no lo saben, si al principio de este texto la OMS prevee mil millones de personas diagnosticadas con diabetes tipo 2, los pre diabéticos fácilmente puedes triplicar esta cantidad.

A lo largo de la lectura de este libro te mostramos cuales son los parámetros y síntomas para que cada persona de forma independiente lo conozca e ideas para combatirlo.

Atentamente.

 

¿Qué es la diabetes tipo 2?

En el nivel más básico, la diabetes es un término usado para describir un grupo de enfermedades que resultan en niveles altos de azúcar en la sangre.

La diabetes tipo 2 (también llamada diabetes mellitus tipo 2) representa aproximadamente el 95% de lo que genéricamente se llama «diabetes«.

Al principio de su ciclo, la diabetes tipo 2 se caracteriza por la combinación de niveles muy altos de insulina y niveles altos de azúcar en la sangre.

En una persona sin diabetes, los niveles tan altos de insulina reducirían rápidamente la glucemia a niveles normales, pero en la diabetes tipo 2 el cuerpo se vuelve resistente a la acción de la insulina (también conocida como «resistencia a la insulina«), haciendo que los niveles de glucosa en sangre sean difíciles de controlar.

La prediabetes se usa para describir una etapa más temprana de resistencia a la insulina en la que el nivel de azúcar en la sangre se eleva por encima de lo normal, pero no lo suficientemente alto como para llamarse diabetes tipo 2.

Un panel de expertos de la Asociación Estadounidense de Diabetes estimó que hasta el 70% de las personas con prediabetes eventualmente desarrollarán diabetes.

Eso es mucho.

Pero debido a que la prediabetes tiene pocos síntomas obvios, el 90% de las personas con prediabetes no saben que la tienen.

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

Los síntomas de la diabetes tipo 2 incluyen:

  • Fatiga
  • Aumento de la sed o sequedad en la boca
  • Aumento de la micción
  • Infecciones vaginales o urinarias frecuentes
  • Disfunción eréctil
  • Aumento del hambre
  • Neuropatía (entumecimiento, hormigueo en pies y manos)
  • Visión borrosa
  • Úlceras de curación lenta o infecciones frecuentes
  • Aumento de peso

Los síntomas de prediabetes incluyen: 

  • Sentirse cansado y hambriento todo el tiempo
  • Sueño pobre
  • Dificultad para enfocar
  • Neuropatía (entumecimiento, hormigueo en los pies y las manos)
  • La piel se oscurece, en el cuello, las axilas y los pliegues de la piel
  • Desarrollar muchas pecas pequeñas en la piel
  • Aumento de peso, particularmente alrededor de la cintura

¿Cómo sabes si tienes diabetes tipo 2?

Diabetes tipo 2 

Al menos uno de los siguientes parámetros al hacerte un análisis de sangre:

  1. Azúcar en sangre en ayunas de 126 mg /dL o más en dos ocasiones diferentes
  2. HbA1c de 6.5% o más
  3. Una prueba de tolerancia oral a la glucosa que muestra un nivel de azúcar en la sangre de 200 mg / dL o más después de 2 horas

Prediabetes 

Al menos uno de los siguientes análisis de sangre:

  1. Azúcar en sangre en ayunas de 100-125 mg /dL en dos ocasiones distintas
  2. HbA1c de 5.7-6.4%
  3. Una prueba de tolerancia oral a la glucosa que muestra un nivel de azúcar en la sangre de 140 mg / dL o superior después de 2 horas.

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

¿De dónde proviene el nivel alto de azúcar en la

sangre?

Todos tenemos glucosa en la sangre la mayoría del tiempo.

El azúcar es una fuente de energía, puede suministrar a las células de tu cuerpo la energía que necesitan para realizar algunas funciones críticas, desde alimentar tu cerebro hasta alimentar tus músculos durante el ejercicio de alta intensidad.

Al consumir una dieta típica, la mayor parte del azúcar en tu sangre proviene de una fuente de alimento en particular, los hidratos de carbono.

Los alimentos con almidón como el pan, la patata, la pasta, el arroz, los productos horneados y el azúcar de mesa se conocen comúnmente como hidratos de carbono, pero los «hidratos d carbono» en realidad se refieren a un tipo de molécula dentro de estos alimentos.

También hay altos niveles de moléculas de hidratos de carbono en la mayoría de las frutas, zumos de fruta, bebidas azucaradas y vegetales con almidón como zanahorias, maíz, judías secas, guisantes…etc.

Por el contrario, hay bajos niveles de moléculas de hidratos de carbono en vegetales sin almidón como verduras de hoja verde, pepinos, judías verdes, pimientos, brócoli…etc.

Las moléculas de hidratos de carbono, como el almidón son solo cadenas de unidades de azúcar, pero tu cuerpo no puede absorber los hidratos de cadenas largas conocidos como hidratos de carbono fibrosos (fibras).

Durante la digestión, tu cuerpo descompone estas cadenas de unidades de azúcar en pedazos para que las pueda absorber.

Estas unidades son moléculas de azúcar, la mayoría de las cuales son glucosa (azúcar en la sangre).

Es por eso que cuando consumes alimentos que contienen hidratos de carbono, aumenta tu glucosa en la sangre. Esto quiere decir que está absorbiendo el azúcar directamente en el torrente sanguíneo.

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

El papel de la insulina

Una vez que este azúcar ha sido absorbido en el torrente sanguíneo, todavía tiene un largo camino que recorrer, para poder usarse como fuente de energía, el azúcar que circula por tu sangre debe entrar a tus células.

Ahí es donde la insulina entra en juego.

La insulina es un mensajero químico producido por tu cuerpo, una hormona que también ayuda con el crecimiento, el almacenamiento de grasa y el uso de energía.

La insulina ayuda a mover el azúcar desde tu sangre hacia tus células, para que puede usarse como energía.

Comer hidratos de carbono provoca repentinamente un aumento del azúcar en la sangre y se necesita insulina para mantener ese aumento al mínimo dentro del torrente sanguíneo.

Entonces, haciendo un repaso rápido.

Cada vez que comes hidratos de carbono, aumenta tu nivel de azúcar en la sangre, así que tu páncreas, libera insulina para llevar el azúcar a las células.

Pero si por alguna razón tu cuerpo deja de responder a la señal de insulina, entonces el azúcar no puede entrar adecuadamente a tus células, y así queda de forma constante en el torrente sanguíneo.

Esto causa un alto nivel de azúcar en la sangre.

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

Resistencia a la insulina

La diabetes tipo 2 es causada por la resistencia a la insulina, una condición en la que las células dejan de responder adecuadamente a la señal de la insulina.

Si bien las causas de la resistencia a la insulina no se comprenden completamente, la conclusión es que agregar más insulina no soluciona el problema real.

Si bien tu insulina seguirá aumentando cada vez que comas hidratos de carbono, ya que tus células no responden a su señal, tu nivel de azúcar en la sangre no se puede mover eficazmente a las células.

Esta condición, genera altos niveles de azúcar en la sangre y altos niveles de insulina.

Al cabo de los años de repetir estos hábitos alimenticios, y tu cuerpo viéndose forzado a compensar el azúcar en la sangre de forma crónica, provoca que tu cuerpo bombee insulina a un ritmo mucho más alto del que debería.

Esto junto al envejecimiento, la capacidad de desarrollar nuevas células en el páncreas para producir insulina es cada vez más limitada. Por lo que cuando se provoca un estrés insulínico, estas células se pierden y no se reemplazan.

Es por eso que la diabetes tipo 2 a largo plazo puede conducir a la pérdida de la capacidad de producir mucha insulina de forma natural. Cuando pierde la mayor parte de su capacidad de producir insulina, eso se llama agotamiento pancreático.

En esta etapa de la progresión de la diabetes tipo 2, la insulina inyectada se vuelve necesaria para reemplazar el suministro decreciente de tu cuerpo.

(La resistencia a la insulina está asociada con muchos problemas de salud además de la diabetes tipo 2 y la prediabetes, incluidos el síndrome metabólico, el síndrome de ovario poli quístico3 (SOP), la enfermedad cardíaca aterosclerótica, la enfermedad del hígado graso y más).

Reserva tu cita ahora para bajar de peso y estar saludable.

El nivel alto de azúcar en la sangre es un signo de intolerancia a los carbohidratos.

Por lo general, se considera que el nivel normal de azúcar en la sangre en ayunas debe estar por debajo de 90-100 mg / dL o 70-140 mg / dL, 2 horas después de una comida.

Esto es equivalente a aproximadamente 1 cucharadita de azúcar que circula por tu sangre.

Tu cuerpo intenta mantener su nivel de azúcar en la sangre en este rango porque el alto nivel de azúcar en la sangre puede causar daños graves a tus vasos sanguíneos y órganos, lo que lleva, a algunos de los terribles resultados asociados con la diabetes tipo 2 como ceguera, insuficiencia renal y amputaciones.

Por lo tanto, cuando tu nivel de azúcar en la sangre comience a subir por encima de este rango normal, tu cuerpo aumentará la secreción de insulina para eliminar el azúcar adicional de tu sangre y enviarla hacia las células.

Cuando come un alimento que tiene muchos hidratos de carbono, como un tazón de arroz blanco, tu nivel de azúcar en la sangre aumentará rápidamente.

Reserva tu cita gratuita ahora para bajar de peso y estar saludable.

Esto ocurre porque los hidratos de carbono en el arroz se convierten rápidamente en azúcar.

De hecho, 1 taza de arroz contiene alrededor de 45-50 gramos de hidratos de carbono, lo que significa que absorberá alrededor de 9 cucharaditas de azúcar, en un sistema que intenta mantener alrededor de 1 cucharadita de azúcar en todo momento en el circuito sanguíneo.

Para algunas personas, hacer que su nivel de azúcar en la sangre vuelva a la normalidad después de una comida alta en hidratos de carbono, es relativamente fácil.

Eso quiere decir que son muy sensibles a la señal de la insulina, lo que significa que su cuerpo puede mover eficientemente el azúcar de su sangre hacia sus células.

Esto puede considerarse una tolerancia alta a los hidratos de carbono, ya que pueden responder al consumo de muchos hidratos de carbono sin tener problemas de azúcar en la sangre.

Pero para las personas con diabetes tipo 2 o prediabetes, es extremadamente difícil bajar el nivel de azúcar en la sangre a un nivel normal después de una comida rica en hidratos de carbono.

Estas personas son resistentes a la señal de la insulina, lo que significa que su cuerpo está luchando para extraer todo ese azúcar de su sangre y enviarlo hacia sus células, lo que deja un alto nivel de azúcar en la sangre.

Esto se puede considerar como tolerancia baja a los hidratos de carbono o intolerancia. 

Reserva tu cita gratuita ahora para bajar de peso y estar saludable.

Para muchas personas, particularmente aquellas con antecedentes familiares de

diabetes, los años de exposición a una dieta típica (que generalmente proporciona el equivalente a 10-15 cucharaditas de azúcar por comida) sufren de una mayor resistencia a la insulina y una mayor intolerancia a los hidratos de carbono.

En el caso de que tengas diabetes tipo 2.

En este caso, ya estarás luchando con azúcar en la sangre elevado debido a la resistencia a la insulina, por lo que ya serás intolerante a los hidratos de carbono.

Una persona que tiene intolerancia a los hidratos de carbono, necesita un nivel más alto de insulina para reducir su azúcar en la sangre hasta llegar a un nivel normal.

Por lo tanto, la intolerancia a los hidratos de carbono, significa que, por una cantidad igual de hidratos de carbono consumidos, la insulina necesaria para evitar que el azúcar en la sangre suba es mucho mayor.

La diabetes tipo 2 no es solo una enfermedad de alto nivel de azúcar en la sangre: la inflamación también es importante.

Si bien la diabetes se diagnostica solo por el nivel elevado de azúcar en la sangre, esta es solo la punta del iceberg.

Hasta hace poco, la inflamación ha tenido un papel poco apreciado en el desarrollo inicial de la resistencia a la insulina y la progresión a largo plazo de la diabetes tipo2.

Hay dos categorías generales de inflamación, aguda y crónica, diferenciadas por intensidad y duración.

La inflamación aguda se puede describir mejor como la reacción protectora que tu sistema inmune tiene a la infección o lesión.

Caracterizado por fiebre, hinchazón y dolor, se acumula rápidamente cuando es necesario y luego vuelve a caer rápidamente cuando se realiza la curación.

La inflamación crónica puede ser causada por una enfermedad de bajo grado como la artritis, pero también puede existir en personas sin enfermedad o síntomas evidentes.

Las personas con diabetes tipo 2 tienen marcadores y síntomas inflamatorios significativamente más altos que las personas del mismo peso que no tienen diabetes.

Además, los niveles crónicos más altos de marcadores inflamatorios como el recuento de glóbulos blancos, la proteína C reactiva (PCR) y la interleucina 6 (IL-6) son predictores de quiénes desarrollarán diabetes tipo 2 en un futuro.

Entonces, la inflamación crónica significativa no solo se observa en las personas que ya tienen diabetes tipo 2; también predice aquellas personas que desarrollan diabetes tipo 2, antes de que su nivel de azúcar en la sangre (medido por el valor HbA1c) muestre una elevación diabética.

Reserva tu cita gratuita ahora para bajar de peso y estar saludable.

La inflamación es una de las causas sospechosas de resistencia a la insulina.

La inflamación también se ve exacerbada posteriormente por el nivel de azúcar en sangre crónicamente elevado de la diabetes tipo 2.

Una vez que tiene diabetes tipo 2, tu nivel de inflamación también está fuertemente asociado con el desarrollo y la progresión de las comorbilidades como el ataque cardíaco y la enfermedad renal.

Si tiene diabetes tipo 2, es probable que tu médico ya haya medido tu PCR (la proteína C reactiva) a través de un simple análisis de sangre.

La conexión con la hormona Leptina

La hormona leptina controla todo el metabolismo energético del cuerpo, y en cierto modo, es la responsable de que el resto de hormonas funcionen correctamente.

En un principio se pensaba y pensábamos que la hormona tiroidea era la responsable de regular el metabolismo del cuerpo, y en cierto modo lo es, pero siempre con la señalización anterior de la hormona leptina.

Si eres resistente a la leptina, el resto de hormonas ya no funcionan de la forma correcta.

Reserva tu cita gratuita ahora para bajar de peso y estar saludable.

¿Como saber si eres resistente a la hormona leptina?

  • La prueba más sencilla…

Mírate al espejo y si tienes sobrepeso u obesidad, más este último, casi seguro eres resistente a la leptina. Las personas que son extremadamente delgadas y no consiguen coger peso, lo más probable es que sean resistente a la leptina.

Vamos a hacer un resumen para que te hagas una idea de lo importante que es la leptina.

  • La leptina, también controla y modula el sistema inmunológico en el cerebro. Es similar a un químico inflamatorio llamado IL-6 (interleucina 6) y las personas que tienen niveles altos de leptina (personas con sobrepeso y obesidad) tiene altos también niveles de glóbulos blancos.
  • También es capaz de modular citoquinas inflamatoriasasociadas a la grasa visceral. Si tienes la típica tripa, realmente tienes que pensar una cosa:

Esa grasa visceral acumulada, es altamente inflamatoria y donde se crean muchos de los problemas metabólicos.

Es la grasa que acompaña a los diabéticos tipo 2 porque han llenado sus células hepáticas de grasa. También conocido como enfermedad metabólica o hígado graso no alcohólico.

  • La vitamina D en niveles bajos, también puede ser una señal de que eres resistente a la leptina.
  • La leptina alta, también destruye otra proteína secretada por las células beta del páncreas llamada amilina.

Esto tiene mucha importancia con la diabetes tipo 2, porque las células beta del páncreas son las encargadas de secretar insulina.

Reserva tu cita gratuita ahora para bajar de peso y estar saludable.

Por eso, ser resistente a la leptina durante mucho tiempo puede llevarte a un estado diabético tipo 2.

La resistencia a la hormona leptina precede a la resistencia a la insulina.

Hay personas que no pueden reducir su nivel de azúcar en sangre en ayunas (por debajo de 90), eso es conocido como “síndrome del amanecer”.

Si solucionas el problema de la resistencia a la leptina, tu nivel de azúcar en sangre en ayunas caerá a niveles por debajo de 90.

¿Sabes por qué?

La enzima que regula la gluconeogénesis, es el fosfoenolpiruvato carboxiquinasa (PEPCK).

¿Adivina qué controla esta enzima?

Exacto, la Leptina.

Entonces, una vez que soluciones el problema de la resistencia a la leptina, solucionas el molesto problema del alto nivel de azúcar que puedes tener por la mañana.

¿Cómo se trata la diabetes tipo 2?

Los tratamientos comúnmente aceptados para la diabetes tipo 2 se conocen como el «estándar de atención».

Y debido a que el monitoreo o control de la glucosa en sangre es ahora bastante universal, la reducción del azúcar en la sangre (y con ella, la HbA1c) tiende a ser el enfoque actual médico.

Pero como te hemos comentado anteriormente, la inflamación se entiende cada vez más como un indicador importante de la salud metabólica, por lo que se preferiría un tratamiento que reduzca tanto la glucemia (azúcar en la sangre) promedio como los biomarcadores de inflamación.

En Dietaryplus, prestamos mucha atención a los alimentos que se comen a diario, como grasas saludables, un nivel bajo de carbohidratos (exclusivamente alimentos vegetales con un nivel de almidón bajo) y una ingesta de proteína de calidad.

Después de esto, un seguimiento de los parámetros sanguíneos más importantes, entre ellos la vitamina D y el PCR están entre ellos.

Reserva tu cita gratuita ahora para bajar de peso y estar saludable.

Sí, se lo que pensarás, “soy diabético y lo haré por mi cuenta” sinceramente en la mayoría de los casos en los que personas deciden hacerlo sin ayuda no les funciona.

Sin embargo.

Aquí te dejamos algunas ideas.

  • Sigue una dieta baja en carbohidratos.

Hasta que tu glucosa en sangre en ayunas esté constantemente por debajo de 90. En nuestra opinión, no hay almidones seguros cuando tienes diabetes tipo 2, hasta que recuperas el control de tu azúcar en sangre.

Una vez que recuperes el control del azúcar en la sangre, posiblemente puedas añadir hidratos de carbono a tu alimentación.

  • Añade en tu alimentación, aceite de coco, ghee o mantequilla de pastoreo.

El aceite de coco tiene muchos beneficios, incluida la curación de un intestino permeable, que afecta a la mayoría de los diabéticos.

El aceite de coco es antibacteriano, antiviral, antifúngico y antiprotozoario.

Esto significa que detiene las infecciones a las que los diabéticos son propensos.

  • Si eres diabético debes considerar suplementar.

La mayoría de los diabéticos tienen niveles bajos de magnesio intracelular. También es importante llevar los niveles de vitamina D entre 60-80 ng/ml de manera constante y todo el año.

También defendemos la vitamina K2 debido a su efecto sobre la resistencia a la insulina y tu salud ósea.

  • Monitorea tus parámetros sanguíneos mínimo cada 3 meses para ver la evolución.

Te lo creas o no.

¡La mayoría de los diabéticos tipo 2 generalmente pueden restaurar sus niveles de azúcar en la sangre a un rango normal!

Eso sí, cambiando totalmente sus hábitos alimenticios y hábitos de vida.

  • ¿Quieres hacer ese cambio? Solo tienes que solicitar cita y una nutricionista se pondrá en contacto contigo para darte toda la información de forma personalizada.

Aquí tienes el enlace. Reserva tu cita gratuita ahora para bajar de peso y estar saludable.

Referencias